Plan de Prevención de Riesgos Laborales asumida por el empresario

El Estado permite a empresas de menos de 25 trabajadores ahorrar costes en PRL

La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, tiene por objeto la determinación de las garantías y responsabilidades precisas para establecer un adecuado nivel de protección de la salud y de la seguridad en el trabajo, frente a los riesgos derivados de sus condiciones.

Estar al día con la normativa de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) tiene un doble beneficio en forma de ahorro para el empresario. Por una parte, reduce los niveles de siniestralidad y, con ellos, los índices de bajas por enfermedad y accidentes profesionales, y por otra, disminuye las visitas de seguimiento y las sanciones por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Prevención Riesgos Laborales asumida por el Empresario

Con la entrada en vigor de la Ley de Emprendedores, del 27 de septiembre de 2013, se actualiza el artículo 30.5 de la Ley Prevención de Riesgos Laborales, estableciendo la modalidad de Asunción del Servicio de Prevención por parte del empresario para aquellas empresas en las que el empresario desarrolle de forma habitual su actividad y dispongan de:
– Un único centro de trabajo con una plantilla de hasta 25 empleados.
– Varios centros de trabajo con una plantilla de hasta 10 empleados.

Para poder acogerse a esta modalidad, la empresa debe cumplir, además, los siguientes requerimientos:
– No desarrollar actividades de alto riesgo, como obras de construcción, excavación, trabajos con exposición a agentes tóxicos, etc.
– El empresario debe desarrollar su actividad profesional en el centro de trabajo.
– Concertar con una entidad acreditada la vigilancia de la salud de los trabajadores.
– Acreditar que se lleva a cabo un control de la actividad preventiva.

Como paso previo al desempeño de esta actividad, es obligatorio que el empresario, o el empleado que éste haya designado, cuenten con formación de nivel básico en materia PRL destinada a capacitarlos para que puedan desarrollar de forma interna las funciones inherentes a la actividad preventiva, tales como:
– Promover los comportamientos seguros y la correcta utilización de los equipos de trabajo y protección.
– Realizar evaluaciones de riesgos y establecer medidas preventivas.

En Conversia contamos con un Servicio de Asesoramiento en PRL basado en la evaluación, formación, asesoramiento y seguimiento para dar apoyo a las empresas en su obligación de garantizar la seguridad en el trabajo y la salud de sus trabajadores.