Seleccionar página

Imagen de dos obreros trabajando sin problemas gracias a la prevención de riesgos laborales ilustra un post de conversiaLa Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales tiene por objeto la determinación del cuerpo básico de garantías y responsabilidades preciso para establecer un adecuado nivel de protección de la salud de los trabajadores frente a los riesgos derivados de las condiciones de trabajo. El empresario debe estructurar los recursos humanos y materiales necesarios para llevar a cabo la actividad preventiva dentro de su organización y de este modo, poder llevar un control efectivo de los riesgos que puedan existir, garantizando, así, la salud de sus empleados y de terceros, por lo cual tiene que:

  1. Elaborar, implantar y aplicar un plan de prevención de riesgos laborales.
  2. Evaluar los riesgos.
  3. Planificar y ejecutar la actividad preventiva.

En este blog de Conversia explicaremos como evitar problemas gracias a la actividad preventiva con el desarrollo de los tres puntos anteriormente mencionados. En este post te contaremos las características y el contenido de la elaboración, implantación y aplicación del Plan de Prevención de Riesgos Laborales.

Plan de Prevención de Riesgos Laborales

El Plan de Prevención es la herramienta a través de la cual se integra la actividad preventiva de la empresa y se establece la política de prevención. El Plan debe reflejarse en un documento que se conservará a disposición de la Autoridad Laboral, de las autoridades sanitarias y de los representantes de los trabajadores, e incluirá, con la amplitud adecuada a la dimensión y características de la empresa, los siguientes elementos, en relación con la prevención de riesgos laborales:

  • Identificación de la empresa: identificar su actividad productiva, el número y características de los centros de trabajo y el número de trabajadores y sus características.
  • Estructura organizativa: identificar las funciones y responsabilidades que asume cada uno de sus niveles jerárquicos y los respectivos cauces de comunicación entre ellos.
  • Organización de la producción: identificación de los distintos procesos técnicos y las prácticas y los procedimientos organizativos existentes en la empresa.
  • Organización de la prevención en la empresa: indicando la modalidad preventiva elegida y los órganos de representación existentes.
  • Definición de la política, objetivos y metas: la empresa deberá estipular el grado que pretende alcanzar en relación con la prevención de riesgos laborales, así como los recursos humanos, técnicos, materiales y económicos de los que va a disponer al efecto.

Los instrumentos esenciales para la gestión y aplicación del Plan de prevención de riesgos laborales son la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva, los cuales vamos a tratar en siguientes post.

La formación, un elemento clave para no tener problemas en la prevención de riesgos laborales

Una de las herramientas básicas para mostrar la implicación de los altos cargos en la cultura preventiva y para evitar problemas de seguridad es garantizar una buena formación para toda la plantilla. Se ha comprobado que invertir en formar a los trabajadores no solo previene accidentes, sino que también resulta muy rentable para la empresa porque reduce el absentismo e incrementa la productividad.

Entre las posibles modalidades que pueden escoger las empresas de hasta 25 trabajadores para desarrollar su actividad preventiva, cabe la posibilidad de que el empresario puede asumir personalmente dicha actividad o, en su caso, el trabajador designado que, para ello, deberán poseer obligatoriamente una formación, de una duración mínima de 30 horas, con un contenido específico en materia de PRL que les permita desempeñar las funciones de nivel básico.

Dentro de nuestro amplio catálogo de cursos, Conversia cuenta con el curso de Prevención de Riesgos Laborales, especialmente dirigido al empresario, o bien al trabajador designado, para llevar a cabo las funciones de prevención de nivel básico.