Seleccionar página

Uno de los riesgos laborales que más afectaciones tiene en la salud de las personas trabajadoras es el ruido. El ruido no solo se encuentra en entornos como la industria o la construcción, sino que está presente en multitud de sectores y ambientes, también en las oficinas. En este post de Conversia repasamos el origen de los ruidos, las afectaciones que pueden tener y posibles soluciones para eliminarlos.

¿Cuál puede ser el origen del ruido en una oficina?

El origen del ruido en las oficinas puede deberse a cuatro factores diferentes:

  • Ruidos de las instalaciones del edificio: tales como el ascensor, la iluminación, los conductos de aire o de agua.
  • Sonidos de los equipos de oficina: como, por ejemplo, de ordenadores, fotocopiadoras, teléfonos o impresoras.
  • Ruido ambiental: conversaciones y risas entre compañeros, puertas que se cierran-abren, circulación de personas por el interior de la oficina, llamadas telefónicas, etc.
  • Contaminación acústica exterior: tráfico de vehículos, obras, colegios o parques infantiles, etc.

Se debe tener en cuenta que el ruido proveniente de conversaciones o llamadas, fluctuante y con información, es mucho más destructivo que no el continuo y sin contenido.

¿Qué impacto tiene el ruido en las personas trabajadoras?

Los sonidos molestos y los ruidos en el ambiente laboral causa una gran cantidad de inconvenientes, tanto para la salud de las personas trabajadoras como para la estructura de la empresa. Entre estos, destacamos:

  • Impacto sobre el bienestar de las personas trabajadoras.
  • Disminución de la atención y del rendimiento, reducción de la concentración y pérdida de efectividad y productividad.
  • Incremento de la irritabilidad, del estrés y la fatiga.
  • Aumento de la posibilidad de sufrir trastornos del sueño, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Consejos para mejorar el ambiente acústico en oficinas

Puedes leer más noticias relacionadas con la prevención de los riesgos laborales en este blog de Conversia.