Concluimos la programación de entrevistas con motivo del mes de la mujer con Aina Parareda, técnica del equipo de Informática de Conversia.

De tu entorno, ¿qué mujer es un referente para ti?

Cuando pensamos en nuestro entorno nos centramos sobre todo en el trabajo y la familia. Por lo que respecta al trabajo, aunque llevo pocos meses aquí, creo que podemos afirmar que todos admiramos a alguna de nuestras compañeras en Conversia. En cuanto a referente de mi familia, siempre he admirado a mi bisabuela, ya que teniendo en cuenta la mala época que le tocó vivir, ella colaboraba en la lucha feminista activamente organizando manifestaciones y participando en colectivos feministas. Me gusta pensar que este sentimiento de lucha constante se lo transmitió a las demás mujeres de mi familia y, por consecuente, a mí.

Como informática no puedo omitir añadir algunos apuntes “frikis” a la entrevista, así que, aunque no sea de mi entorno, debo mencionar a Ada Lovelace (considerada la primera programadora de la historia), Grace Hopper (quien acuñó el término “debugging”) o Anita Borg (quien fundó un instituto para la Mujer y la tecnología con el objetivo de promover la inclusión de las mujeres en el entorno tecnológico).

¿Qué es para ti el feminismo? ¿Crees que es necesario?

Siempre me ha gustado mucho una frase de la famosa activista Angela Davis que dice “El feminismo es la idea radical que sostiene que las mujeres somos personas”. Y es que para mí el feminismo es la idea de que tanto hombres como mujeres somos iguales. Que no se infravalore a una mujer por el simple hecho de ser mujer, sin tener en cuenta sus capacidades ni su inteligencia. Que las mujeres tengan las mismas oportunidades y que dejen de estar sometidas a los hombres. Como dijo la filósofa Mary Wollstonecraf “Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”.

¿Cuáles crees que son las medidas que quedan por adoptar para llegar a la igualdad?

Para llegar a la igualdad deberíamos cambiar la forma de ver el mundo de toda nuestra sociedad. Como ya decía Judith Butler “los roles masculinos y femeninos no están fijados biológicamente, sino que son socialmente construidos”.

Para ello tenemos que concienciar y educar para la igualdad. Y no dejar de seguir implementando teorías y llevándolas a cabo. Como por ejemplo la teoría feminista del cambio legal, donde se defiende que las leyes y políticas públicas pueden ser utilizadas para modificar las estructuras y normas sociales que mantienen la desigualdad de género. Defiende que las leyes pueden establecer, por ejemplo, cuotas de género en puestos de liderazgo para asegurar la presencia de la mujer hasta que se normalice y nos acostumbremos a ver a mujeres en estos puestos. Así cambiamos la percepción y las normas culturales acerca de los roles de género en el ámbito laboral, logrando una mayor igualdad de oportunidades.

En tu puesto de trabajo, ¿has sentido alguna vez algún tipo de desigualdad por ser mujer?

Como informática debo decir que es una de las disciplinas en las que hay más sesgo de género. Es una disciplina en la que el porcentaje de chicas que la estudian es muy reducido. A todo esto, hay que sumarle que, tradicionalmente, se ha asociado mucho a los hombres, sobre todo por la parte de los videojuegos, donde en muchos casos se usan comentarios muy discriminatorios y despectivos (por no hablar de la sexualización de la mujer en muchos de estos juegos) que no ayuda a que más mujeres quieran dedicarse a ello. Al ser una disciplina que asociamos tanto a los hombres hay muchas mujeres que, aunque les guste e interese el tema, prefieren dedicarse a otra cosa.

Por ese motivo muchas veces se nos infravalora o se nos exige más que a los informáticos hombres. Además, la mayoría de las veces al tener solo compañeros y no compañeras hace que te sientas incomprendida en aspectos donde se sufre este sesgo de género, y que sea más difícil que los demás se den cuenta de ello.

¿Cuál sería tu mensaje para las mujeres jóvenes que están empezando?

Aprovecha cualquier oportunidad que te salga, nunca te cierres una puerta por creer que no puedes lograr algo por el simple hecho de ser mujer. Estudia lo que ames, aun siendo un sector considerado de hombres o para hombres. No le tengas miedo a este sesgo de género, aprovéchalo para demostrar que somos completamente capaces de lo mismo, o más. Las mujeres tenemos talento y capacidades, solo nos faltan las oportunidades.