Seleccionar página

Las numerosas normativas a las que están sujetas las empresas les supone una importante carga administrativa, derivada del control y de la gestión que tienen que llevar a cabo para lograr el cumplimiento de las obligaciones que establece esta creciente regulación. Sin embargo, esto también les reporta un beneficio, puesto que las organizaciones con una cultura de cumplimiento e integridad sólidamente arraigada e implantada son significativamente más eficientes que las que carecen de esta actitud. En este post de Conversia profundizamos sobre la importancia de la cultura del compliance.

Compromiso ético

Posicionarse como una entidad orientada al compliance es un valor en alza que no solo aporta seguridad jurídica, sino que abre puertas comerciales, establece alianzas basadas en la confianza y consolida la buena imagen de las compañías.

La solución integral que aporta el Servicio Compliance de Conversia es el resultado del compromiso de una organización con un comportamiento ético, así como con la asunción de una cultura de integridad que le permita establecer políticas de actuación adecuadas para prevenir, detectar y gestionar los riesgos de incumplimiento de cualquier tipo de normativa, evitando, así, la posibilidad de sanciones, pérdidas financieras o menoscabo de la reputación de la misma.

Este sistema se fundamenta sobre los principios esenciales de buen gobierno, proporcionalidad, transparencia y sostenibilidad.

Estándares internacionales

Existen estándares internacionales como la reciente UNE ISO 19600:2015, que proporciona criterios globales y normalizados para el establecimiento, desarrollo, implementación, evaluación, mantenimiento y mejora de planes de cumplimiento normativo, por parte de empresas y organizaciones.

El alcance de los requisitos se establece en función del tamaño, estructura, naturaleza y complejidad de la empresa. Por esta razón, la norma ISO 19600 no se adecúa solo a las grandes organizaciones, sino que es aplicable a todo tipo de empresas.

Evita el riesgo de sanciones

La implantación del Compliance es ya una pauta que se extiende por todo el mundo, haciendo que las empresas quieran establecer relaciones solo con aquellos proveedores y colaboradores que  sigan los mismos principios de cumplimiento y adecuación. Esto genera un claro factor de competitividad para todos aquellos que deseen desarrollar su actividad, dentro y fuera del territorio nacional.

Además, el incumplimiento normativo tiene como consecuencia la comisión de una determinada infracción. En esta situación, la probabilidad de imposición de una sanción es cada vez más evidente, sobre todo teniendo en cuenta el incremento del grado de exigencia de los requerimientos de las  normativas, la mayor presión de las Autoridades de Control, así como la tendencia a elevar el baremo de sanciones a imponer.

Asimismo, se impone cada vez más una clara demanda social que empuja a las empresas a implantar una cultura y una vocación generalizada de hacer las cosas bien. Por tanto, los riesgos para una  empresa que no aplique estos criterios éticos no son solo legales, sino también reputacionales.

Puedes leer más noticias relacionadas con compliance en este blog de Conversia.