Problemas y acciones personales que acaban en accidentes laborales

hotel-problemas-conversia-1749602_pixabayEn este post de Conversia os contamos los problemas a los que se enfrentó la familia de un ingeniero que sufrió un paro cardíaco mientras practicaba sexo durante un viaje de negocios. ¿Accidente laboral o infortunio en momento de ocio?

Indemnización a la viuda por un viaje de negocios

La Justicia francesa ha considerado «accidente laboral» el paro cardíaco que sufrió un ingeniero

mientras practicaba sexo durante un viaje de negocios. Los hechos tuvieron lugar en febrero de 2013, cuando el hombre acudió a un hotel, que no era el que la empresa había reservado para que él pasara la noche,  con una mujer que no era su pareja. Tras mantener relaciones sexuales, el hombre falleció de un ataque al corazón.

Ahora, el Tribunal de Apelación de París, donde el proceso judicial llegó hace dos años, ha sentenciado que la muerte del empleado es atribuible a un accidente en el lugar de trabajo, y condena a la empresa a indemnizar a la viuda con el 80% del salario mensual del fallecido hasta el día en que ese hubiera alcanzado su jubilación. Sin embargo, la empresa se muestra contraria a la decisión y argumenta que la muerte se produjo después de las horas de trabajo, sin relación con el desempeño del mismo y en una relación adúltera, en un hotel que la compañía no había reservado para él.

Pero todos estos motivos no representan un problema para el Tribunal de Apelación. Un portavoz del tribunal francés aclaró que «en este caso en concreto, el tiempo de trabajo que supone el viaje de trabajo cubre la noche que el empleado tiene que estar fuera de casa. Durante todo el periodo, permanece bajo el amparo del empleador, tanto si el accidente se produce como consecuencia de la actividad profesional o de la vida cotidiana”. Asimismo, los magistrados consideran que “un encuentro sexual es un acto de la vida cotidiana, igual que ducharse o comer”.

¿Cómo habría actuado la justicia española ante un caso similar?

¿Habría actuado la Justicia española de la misma manera ante este caso? En la actualidad, uno de los principales problemas es que los trabajos son de lo más variados. Antes, lo más habitual era que un empleado trabajara en una fábrica ocho horas y, al acabar, se fuera a su casa, normalmente muy cerca del lugar de trabajo. Por lo tanto, era fácil determinar que los accidentes laborales eran aquellos que ocurrían en el centro de trabajo. Ahora esto ha cambiado.

Actualmente, se debe distinguir entre si un accidente se produce durante el tiempo de trabajo o si se produce con ocasión del trabajo. En esta última categoría entraría el accidente in itinere, es decir, aquél que se produce en el trayecto de ida y vuelta desde el lugar de residencia hasta el lugar de trabajo, así como los viajes por motivos laborales.

Los expertos en derecho laboral consideran que el concepto con ocasión del trabajo es bastante indeterminado y, probablemente, la justicia española no hubiese fallado de la misma forma que la francesa en el caso expuesto anteriormente, ya que se entendería que el momento en el que se ha producido el fallecimiento no es una circunstancia vinculada al trabajo. Sin embargo, consideran que la resolución emitida por el tribunal francés se ajusta al derecho ya que, si alguien tiene que visitar clientes o viajar, todo el tiempo que permanezca fuera de casa debería estar considerado tiempo de trabajo. Además, los expertos recomiendan que este tipo de circunstancias deberían estar estipuladas en los contratos laborales, con el fin de evitar problemas en un futuro.

Otros casos problemáticos relacionados con los accidentes laborales

Este no es el único caso curioso que se ha considerado accidente laboral. Por ejemplo, la justicia ha considerado accidente laboral el suicidio de un trabajador que había sufrido bullying por parte de su jefe o el infarto de un empleado mientras tomaba unas cañas, ya que se sobrentendía que existía vinculación entre lo ocurrido y el trabajo.

Asimismo, a principios de año, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía también calificó de accidente laboral el asesinato a tiros de un hombre en Almería, ya que era el jefe de la mujer del autor de los disparos. Hace dos años, el Tribunal Supremo tampoco tuvo problemas para considerar  como accidente de trabajo in itinere, el siniestro que sufrió un empleado que no fue directamente a su vivienda, sino que acercó a dos compañeros de trabajo a sus respectivas casas.

Otro caso llamativo sucedió en 2001, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña calificó de accidente laboral la muerte de un empleado que tuvo un accidente de tráfico cuando volvía a su vivienda justamente el día en que había presentado su dimisión a la empresa en la que trabajaba.

 

Descubre más problemas relacionados con los accidentes laborales en este blog de Conversia.