Cómo evitar el síndrome del túnel carpiano ocasionado por el ratón del ordenador

¿Alguna vez has notado dolor en el dorso de la mano o en el antebrazo después de estar horas y horas utilizando el ordenador? Esto se debe al uso del ratón y la dolencia tiene un nombre: síndrome del túnel carpiano. En este post te explicamos a qué se debe este trastorno y compartimos cinco consejos para evitarlo a través de una nueva infografía elaborada por Conversia.

Prevenir lesiones ocasionadas por el ratón

Cuando se relaciona salud con tecnología, el pensamiento surgido suele ser positivo: aumento de la esperanza de vida, innovación, investigación, etc. Sin embargo, la tecnología también provoca determinadas lesiones que pueden percibirse en el día a día de las personas. Dos de las más comunes son las anomalías oculares como, por ejemplo, la presbicia, o el popular síndrome del túnel carpiano, también conocido como el síndrome del ratón.

Este síndrome se produce cuando el nervio mediano, el cual baja desde el codo a la mano, se comprime a su paso por el túnel carpiano, una zona de ligamentos situada bajo la palma de la mano. Esto suele provocar adormecimiento, entumecimiento, calambres u hormigueo, dolor punzante o pérdida de fuerza y movilidad en la muñeca afectada, y puede acabar derivando en pérdida de sensibilidad en la mano perjudicada.

Parece difícil de creer que un elemento tan pequeño y de uso tan cotidiano pueda causar un dolor tan molesto. Lo ideal es disminuir su utilización, pero cuando este es necesario para el desempeño de la actividad laboral, se pueden tomar algunas medidas para que este síndrome no aparezca, o para reducir su daño.

En la siguiente infografía elaborada por Conversia encontrarás 5 consejos para prevenir que el ratón del ordenador te lesione:

Infografia-conversia-raton-prl

 

Otra opción: utilizar un ratón vertical

Otra alternativa es utilizar ratones verticales, que son mucho más ergonómicos y permiten tener el codo, el brazo, la muñeca y los dedos en una posición mucho más natural y relajada, similar a tener el brazo caído al andar. El ratón se agarra con la mano en posición abierta y vertical, similar a los famosos muñecos de “Playmobil”.

Esta posición permite relajar la torsión y tensión constante del brazo, ya que tanto el radio como el cúbito quedan paralelos en su posición de descanso, en vez de cruzarse. La forma de agarre también cambia la parte de la muñeca que se acaba apoyando. Con un ratón tradicional se apoya  la parte inferior, mientras que con el ratón vertical se apoya el lateral externo. Los expertos apuntan que, con la aplicación de estas medidas, es probable que los problemas de dolor de muñeca no desaparezcan del todo, pero sí que se reduzcan.

 

Descubre más noticias relacionadas con la prevención de riesgos laborales en este blog de Conversia.