Correos apuesta por la prevención de riesgos laborales

Prevención de Riesgos Laborales en empresas de mensajería Uno de los pilares fundamentales de la política de prevención de riesgos laborales en Correos reside en la formación de sus empleados.

Correos sigue apostando por sus políticas preventivas para proteger la salud de sus empleados. En este periodo de año Correos ya ha reducido un 3,32% el número de accidentes laborales, mientras que a nivel nacional han aumentado un 6,59%.

Esta disminución en los índices de siniestralidad confirma la tendencia iniciada por la empresa postal en 2010, cuando consiguió bajar los accidentes laborales de sus trabajadores en un 22%, porcentaje de reducción que se ha repetido en años posteriores.

La política de PRL en Correos

Esta contención de la siniestralidad laboral es el resultado de las iniciativas desarrolladas por Correos para proteger la salud de sus empleados y extender de forma transversal en toda la compañía la cultura de la prevención de riesgos laborales. La firma define sus políticas preventivas a través de su Servicio de Prevención Propio, que durante el primer semestre de 2016 ha realizado 6.216 reconocimientos médicos adaptados a los diferentes puestos, así como 15.072 acciones enmarcadas en otras actividades de vigilancia de la salud.

Correos forma a 24.000 empleados en prevención de riesgos laborales

Otro pilar fundamental de la política de PRL en Correos es la formación en prevención de riesgos laborales, como el mejor modo de extender la integración y la cultura de la prevención en toda la compañía. Durante el primer semestre de 2016 se ha impartido formación, información y sensibilización a 24.031 empleados.

Asimismo, Correos ha formado a los directivos de la compañía en materia de prevención de riesgos laborales concienciando así de forma transversal en lo positivo de entornos de trabajos adecuados y seguros. La formación se ha impartido en colaboración con el INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) con el objetivo de desarrollar competencias de liderazgo en directivos y mandos, así como su fortalecimiento a través de su implicación en la acción preventiva.