Combatir la fatiga laboral

hombre cansado se tapa los ojos si se aplicara una buena prevención de riesgos laborales con Conversia no le ocurriria¿Qué es la fatiga?

La Real Academia Española define “fatiga” como el cansancio o molestia ocasionada por un esfuerzo más o menos prolongado, o por otras causas, y que en ocasiones produce alteraciones físicas.

Pero cuando hablamos de fatiga laboral, nos referimos al desgaste que sufre un organismo, provocado por un consumo de energía y oxigeno superior al normal y que se caracteriza por generar una pérdida en la capacidad funcional y producir una sensación de malestar que puede desencadenar consecuencias negativas para la persona y para la empresa.

Tipos de fatiga

Existen diversos tipos de fatiga, derivados de una serie de características según el trabajo que se realiza:

  • Psicológica o mental:

Suele aparecer en trabajos que comportan una gran responsabilidad. Ejemplo: Directivos.

  • Sensorial:

Es debida al desempeño de funciones en las que el trabajador/a necesita de todos sus sentidos para realizar la tarea. Ejemplo: Vigilante de seguridad, controlador aéreo.

  • Nerviosa:

Se manifiesta en personas que trabajan en cadenas de montaje.

  • Física y muscular (fatiga motora)

Surge en lugares de trabajo donde el empleado debe realizar esfuerzos físicos y musculares.

Fases de la fatiga

  • Incubación o alarma

En esta primera fase la persona en cuestión puede encontrarse en dos situaciones distintas: puede estar irritable o impaciente, o bien, todo el contrario, abatido y pasivo. Estos dos comportamientos pueden ir acompañados de intolerancia al ruido, a la agitación, al desorden, cansancio general, alteraciones en el sueño, etc.

  • Febrilidad

Se acentúan los síntomas anteriores y además van acompañados de otros como son: disminución de la confianza, aumento de la fatiga, insomnio, alteraciones del carácter, etc.

  • Apatía

Existe un decaimiento físico y psíquico, desinterés, incluso pueden aparecer problemas médicos.

¿Cómo prevenir la fatiga laboral?

La empresa o institución donde se encuentra una persona afectada por fatiga debe conocer cuáles son las tareas que la causan e implantar medidas de prevención para reducirla.

Las medidas de prevención tienen que estar adaptadas a las características de cada trabajo, pero, a rasgos generales, existen una serie de puntos a tener en cuenta:

  • Medidas de seguridad y protección de la salud de los trabajadores.
  • Crear y adaptar el puesto de trabajo al trabajador
  • Obtener el mobiliario necesario. Proveer del conjunto de elementos necesarios.
  • Contar con el personal necesario para realizar las tareas.
  • Crear sistemas de rotación y horarios flexibles.
  • Evitar el aislamiento
  • Formar e informar en técnicas de intervención organizacional, gestión de la fatiga y dirección de grupos.

Del mismo modo que la empresa sigue unos puntos para evitar que aparezca fatiga en su entorno laboral, el trabajador también tiene que seguir una serie de medidas para combatirla:

  • Trabajar con el apoyo de un equipo en el caso de que la tarea requiera un gran esfuerzo mental. En el caso de que sea trabajo individual, es conveniente realizar descansos de cinco minutos.
  • Si la actividad laboral es intensa, es conveniente trabajar de manera relajada.
  • Utilizar diarios y agendas. De esta forma, se descarga información de la mente y se alivia el agotamiento.
  • Organizar las tareas para conseguir los objetivos del día.
  • Es mejor hacer pausas breves que una larga.

Si quieres saber más sobre prevención de riesgos laborales, haz clic aquí y encuentra más información.